Reflejos en el Espejo de la Angustia: Narrativas de Desasosiego Personal

Me encontraba frente al espejo, observando mi reflejo con una sensación de angustia que me invadía por completo. Mis o...



Me encontraba frente al espejo, observando mi reflejo con una sensación de angustia que me invadía por completo. Mis ojos reflejaban el cansancio y la tristeza que sentía en mi interior, como si el espejo fuera capaz de mostrar mi desasosiego personal de una manera tan cruda y real.

Cada arruga, cada gesto de preocupación se veía amplificado en ese reflejo, como si el espejo estuviera jugando conmigo, recordándome mis propias inseguridades. Cada vez que me miraba en el espejo, sentía como si estuviera enfrentándome a mis propios miedos y preocupaciones.

Era como si el reflejo fuera una representación física de todo lo que me atormentaba por dentro, como si el espejo fuera un testigo silencioso de mi desasosiego personal. Me preguntaba si alguna vez lograría ver algo diferente en ese reflejo, algo que no fuera tristeza o preocupación, algo que me devolviera la esperanza y la alegría que tanto anhelaba.

En ocasiones, me sorprendía al ver mi reflejo en el espejo y notar que mi expresión había cambiado, como si de repente hubiera encontrado un atisbo de paz en medio de la tormenta. Era como si el espejo estuviera mostrándome que, a pesar de todo, aún había esperanza y fuerza en mi interior.

Era reconfortante ver ese cambio en mi reflejo, como si el espejo estuviera recordándome que la angustia y el desasosiego no eran permanentes. Sin embargo, había días en los que el reflejo en el espejo parecía empeorar, como si mi angustia personal se hubiera apoderado por completo de mi imagen.

Era como si el espejo estuviera burlándose de mí, mostrándome lo peor de mí mismo una y otra vez. En esos momentos, sentía que el espejo era mi peor enemigo, que me recordaba constantemente mis debilidades y me sumía en un estado de desesperación.

A pesar de todo, seguía enfrentándome al espejo día tras día, buscando en mi reflejo alguna señal de esperanza o fortaleza. Sabía que el desasosiego personal no desaparecería de la noche a la mañana, pero también sabía que no podía permitir que el espejo dictara mi estado de ánimo.

Debía encontrar la manera de superar mi angustia y encontrar la paz interior, sin depender del reflejo en el espejo para sentirme completo.

Anahi Merciel



Ayudanos a Ayudar
Cómo podés colaborar con la Fundación?

El diario digital Un Espacio de Salud es un medio de la “Fundación Alimentaria Sueños y Utopías”, entidad civil sin afán de lucro, para la Prevención de la Obesidad y la Malnutrición Infantil. Desde aquí agradecemos a todos los amigos que nos siguen, compartiendo las notas y respaldando, con su buena voluntad, a cada uno de los patrocinadores que amablemente nos acompañan.

Colocá un enlace en tu sitio

NOSOTROS