La profecía autocumplida

Los principios del efecto educativo Pigmalión en las ratas de laboratorio



Robert Rosenthal, profesor de Psicología de la Universidad de California, es un precursor en las investigaciones sobre el papel de las “profecías autocumplidas” en la vida cotidiana de las personas. Las profecías autocumplidas marcan que el individuo receptor rinde lo que el individuo estimulador espera que rinda. En 1963, el doctor Robert Rosenthal llevó a cabo un estudio con ratas de laboratorio.

Ese estudio culminaría en el famoso “El efecto Pigmalión”. El experimento en cuestión se realizó con tres grupos de estudiantes y tres grupos de ratas. Al primer grupo de estudiantes se le dijo: “Han tenido suerte. Trabajarán con ratas genios. Fueron criadas en base a su inteligencia brillante. Llegarán al final del laberinto antes de un parpadeo, y comen mucho queso, por lo que deberán tener una provisión importante”.

Al segundo grupo se le dijo: “Trabajarán con ratas promedio.  En un tiempo   normal llegarán al final del laberinto, y comen una proporción considerable de queso. No se puede esperar mucho de ellas, apenas un comportamiento normal”. Al tercer grupo se les alertó que: “Les ha tocado ratas torpes. Si llegan al final del laberinto, será de pura suerte. Son de rendimiento muy bajo. Quizá ni necesiten comprarle queso. Pongan un letrero al final del laberinto, que diga: queso”.

Durante seis semanas, los estudiantes llevaron adelante el experimento, bajo rigurosas normas científicas. Las ratas genios respondieron como genios. Las ratas promedio llegaron a su meta sin ninguna velocidad excepcional, y las ratas idiotas tuvieron un rendimiento deplorable. Alguna que otra llegó a la meta, pero pareció hacerlo por simple azar.

Lo interesante del experimento fue que no había ratas genios, ni ratas promedio, ni ratas idiotas. ¡Todas eran iguales!, pues habían nacido de la misma camada y a todas se las había tratado y alimentado, antes del experimento, de la misma manera. La única diferencia parece haber sido la actitud de los estudiantes que participaron del experimento.

El doctor Rosenthal explicó entonces el fenómeno resultante de este experimento diciendo que: “Las ratas tienen actitudes, y captaron la actitud de los estudiantes, porque la actitud es un lenguaje universal”. Este estudio, publicado como: “El efecto del sesgo del experimentador sobre el rendimiento de la rata albina”, puso de manifiesto lo que se conoce como “sesgo del investigador”, cuyo efecto es la alteración de los resultados en función de las expectativas de que los investigadores tienen sobre la situación experimental.

No contento con estas asombrosas conclusiones, en 1964 Rosenthal buscó, con la colaboración de la profesora Lenore Jacobson la certificación de los resultados de las ratas en los seres humanos. A esta investigación le dieron el nombre de “Pigmalión en el aula”, pero eso… eso es parte de otra historia.

Dr. Rubén Merciel



Ayudanos a Ayudar
Cómo podés colaborar con la Fundación?

El diario digital Un Espacio de Salud es un medio de la “Fundación Alimentaria Sueños y Utopías”, entidad civil sin afán de lucro, para la Prevención de la Obesidad y la Malnutrición Infantil. Desde aquí agradecemos a todos los amigos que nos siguen, compartiendo las notas y respaldando, con su buena voluntad, a cada uno de los patrocinadores que amablemente nos acompañan.

Colocá un enlace en tu sitio

NOSOTROS