Instantes de Silencio en la Terraza: Conversaciones en el Lenguaje de la Calma

Era una tarde tranquila, el sol comenzaba a esconderse en el horizonte y el cielo se teñía de tonos anaranjados y rosa...



Era una tarde tranquila, el sol comenzaba a esconderse en el horizonte y el cielo se teñía de tonos anaranjados y rosados. En la terraza, un grupo de amigos se reunía para disfrutar de la brisa fresca y el silencio que se extendía por el lugar.

No había necesidad de palabras, cada uno parecía sumergirse en sus propios pensamientos, disfrutando del momento de paz que se había creado. A medida que el sol se iba ocultando, el silencio se volvía más profundo.

Los amigos se miraban entre sí, como si estuvieran compartiendo un lenguaje secreto que solo ellos entendían. No había necesidad de hablar, las miradas y gestos eran suficientes para comunicarse.

Era como si estuvieran hablando en el lenguaje de la calma, donde las palabras sobraban y los sentimientos fluían libremente. El sonido de los pájaros y el suave murmullo del viento eran la única música que acompañaba aquella velada.

Cada uno se sumergía en sus propios pensamientos, disfrutando de la compañía silenciosa de los demás. No importaba lo que estuvieran pensando, en ese momento todos parecían estar conectados de una manera especial, como si el silencio fuera el hilo invisible que los unía.

La terraza se llenaba de instantes de silencio, pero no había incomodidad en el aire. Al contrario, parecía que el silencio era el mejor compañero de aquella tarde.

Los amigos se sentían en paz, disfrutando de la serenidad que se había apoderado del lugar. No necesitaban palabras para expresar lo que sentían, el silencio era suficiente para entenderse mutuamente.

La tarde llegaba a su fin, pero los instantes de silencio en la terraza habían dejado una huella imborrable en el corazón de cada uno. Habían descubierto que a veces las conversaciones en el lenguaje de la calma eran las más profundas y significativas.

Y así, entre miradas cómplices y sonrisas, se despidieron sabiendo que aquel silencio compartido los había unido de una manera especial.

Beatriz Sacco



Ayudanos a Ayudar
Cómo podés colaborar con la Fundación?

El diario digital Un Espacio de Salud es un medio de la “Fundación Alimentaria Sueños y Utopías”, entidad civil sin afán de lucro, para la Prevención de la Obesidad y la Malnutrición Infantil. Desde aquí agradecemos a todos los amigos que nos siguen, compartiendo las notas y respaldando, con su buena voluntad, a cada uno de los patrocinadores que amablemente nos acompañan.

Colocá un enlace en tu sitio

NOSOTROS