La gimnasia y la osteoporosis

La actividad física como una forma de retrasar sus peligrosas consecuencias



La osteoporosis, a pesar de que en primera instancia parece no tener una relación directa con la actividad física, en realidad está íntimamente relacionado con ella. Solamente entendiendo que un hueso de mala calidad, como en la osteoporosis, nunca podrá servir de palanca adecuada para una correcta actividad física; y que sin una correcta actividad física no se puede lograr un hueso de buena calidad encontramos la mutua relación gimnasia-osteoporosis.

Tan importante es la osteoporosis como proceso de salud que fue bautizada: “la epidemia silenciosa”. La osteoporosis está determinada por una reducción de la masa ósea, en un grado tal que representa un riesgo aumentado de fractura espontánea o por un trauma mínimo. En la osteoporosis hay una significativa pérdida de la calidad de la masa ósea. Hay una cantidad de hueso normal, pero de muy mala calidad y con una gran tendencia a las fracturas.

Esto significa que en la osteoporosis no siempre va a faltar hueso, pero su calidad es deficiente. Cada vez que se destruye hueso “viejo”, se forma otro “nuevo” pero de muy mala calidad mecánica. La osteoporosis se desarrolla como consecuencia de no haber logrado una adecuada calcificación en la juventud, puesto que la ganancia de hueso en los seres humanos cesa a los 35 años de vida, edad en que se logra el mayor pico de masa ósea que la naturaleza permite.

A pesar de ser un mal epidémico de nuestros tiempos, no es patrimonio de la actualidad. Hay evidencias de esta enfermedad entre los habitantes del antiguo Imperio Egipcio. Aun cuando la osteoporosis es un mal conocido desde siempre, su incremento en la segunda mitad del siglo XX es debido al aumento de la expectativa de vida. Se ven más casos de osteoporosis, no porque sea un proceso más frecuente, sino porque la gente llega a vivir lo suficiente como para padecerla.

El 70% de las fracturas ocurridas después de los 45 años son por osteoporosis. Las localizaciones más frecuentes de las fracturas son: Columna vertebral (especialmente vértebras dorsales y lumbares). Cadera (cuello del fémur). Muñeca (radio). Huesos de la pelvis. Brazo (en el húmero, cerca del hombro). Pierna (en la tibia cerca de la rodilla). Está aceptado que la fractura de vértebra es la manifestación cardinal de la enfermedad osteoporótica.

Los hábitos como el tabaquismo, el excesivo consumo de alcohol, la obesidad, el sedentarismo, un bajo ingreso de calcio alimentario o el uso de fármacos que afectan el metabolismo del fósforo y del calcio, son factores preponderantes en el desarrollo de la enfermedad. Una fractura por osteoporosis es posible cuando el contenido mineral del hueso (calcio y fósforo), se encuentra en valores tan bajos como para alterar sus propiedades mecánicas y de resistencia.

Hay tres tipos diferentes de osteoporosis bien definidas: La osteoporosis post menopáusica, que afecta a las mujeres dentro de un lapso de 5 a 15 años posteriores a su última menstruación). Su manifestación clínica son las fracturas frecuentes en la columna vertebral y la muñeca (en el radio). La osteoporosis senil, que afecta a personas mayores de 75 años, de preferencia en mujeres. Las fracturas pueden ocurrir en cualquier sitio, aunque la más característica es la fractura de cadera. La osteoporosis secundaria a otras causas, como el uso crónico de corticoides. Este tipo de osteoporosis, a diferencia de las anteriores, no guarda relación con la edad ni el sexo del individuo.

Sin dejar de lado el innegable beneficio de un adecuado aporte de calcio y proteínas, como así también la evitación de factores agravantes, como la obesidad, el alcohol, el cigarrillo o los corticoides, la actividad física rutinaria es un elemento sustancial en la prevención de la osteoporosis.

Dr. Rubén Merciel



Ayudanos a Ayudar
Cómo podés colaborar con la Fundación?

El diario digital Un Espacio de Salud es un medio de la “Fundación Alimentaria Sueños y Utopías”, entidad civil sin afán de lucro, para la Prevención de la Obesidad y la Malnutrición Infantil. Desde aquí agradecemos a todos los amigos que nos siguen, compartiendo las notas y respaldando, con su buena voluntad, a cada uno de los patrocinadores que amablemente nos acompañan.

Colocá un enlace en tu sitio

NOSOTROS