Caleidoscopio Emocional en el Dormitorio: Jugando con los Colores de la Vida

El dormitorio era un caleidoscopio emocional, un lugar donde los colores de la vida se mezclaban y se reflejaban en las ...



El dormitorio era un caleidoscopio emocional, un lugar donde los colores de la vida se mezclaban y se reflejaban en las paredes. Cada día, al despertar, me encontraba rodeado de una paleta de emociones que iba desde el rojo apasionado hasta el azul sereno.

Era como si el dormitorio fuera un lienzo en blanco donde podía pintar mis sentimientos y dejar que se mezclaran en un torbellino de colores. Las mañanas comenzaban con un suave tono amarillo, que se filtraba por las cortinas y llenaba la habitación de energía y optimismo.

Era el color del amanecer, el comienzo de un nuevo día lleno de posibilidades. A medida que el sol ascendía en el cielo, los tonos cálidos se iban transformando en un naranja vibrante, que me recordaba la pasión y la creatividad que llevaba dentro.

Por las tardes, el dormitorio se sumergía en un mar de tonos verdes y azules, que me traían calma y tranquilidad. Era el momento de relajarse y dejar que las preocupaciones del día se desvanecieran.

Me sentaba en mi cama, observando cómo los colores bailaban en las paredes, y me dejaba llevar por la sensación de paz que me invadía. Al caer la noche, el dormitorio se llenaba de tonos morados y rosados, creando un ambiente de misterio y romance.

Era el momento de reflexionar sobre el día que había pasado, de dejar que las emociones se asentaran y encontrar la serenidad antes de dormir. Me sentía agradecido por tener un lugar donde podía experimentar todas las emociones de la vida, donde los colores se convertían en mis compañeros de viaje.

El dormitorio era mucho más que un simple lugar para dormir, era un reflejo de mi mundo interior, un caleidoscopio emocional que me recordaba la belleza y la complejidad de la vida. Cada día, al entrar en esa habitación, sabía que me esperaba un festival de colores y emociones, un recordatorio de que la vida es un lienzo en blanco que podemos llenar con la paleta de colores que elijamos.

Mariel Cortese



Suscribite a la Fundación
Cómo podés colaborar con la Fundación?

Con tu suscripción mensual, la 'Fundación Sueños y Utopías' podrá continuar con la labor que desarrolla desde hace doce años en la prevención de la obesidad y la malnutrición infantil, el aporte alimentario a los niños chicos con carencias alimentarias y el adecuado control del estrés y los trastornos de ansiedad.

Suscribirme
Ayudanos a Ayudar
Cómo podés colaborar con la Fundación?

El diario digital Un Espacio de Salud es un medio de la “Fundación Alimentaria Sueños y Utopías”, entidad civil sin afán de lucro, para la Prevención de la Obesidad y la Malnutrición Infantil. Desde aquí agradecemos a todos los amigos que nos siguen, compartiendo las notas y respaldando, con su buena voluntad, a cada uno de los patrocinadores que amablemente nos acompañan.

Colocá un enlace en tu sitio

NOSOTROS